27 jul. 2010

"Yanco": Un filme que supera a su creador.

Por: Ricardo Flores Cuevas 

En 1959 Servando González Hernández dio nacimiento a su opera prima: “Yanco”; la cual fue vetada debido a que se realizó fuera del sindicato de cineastas. Sin embargo, eso no impidió que se proyectara en el extranjero, lo cual lo condujo a recibir numerosos premios internacionales.

El filme básicamente lo financió el cineasta y sus intereses fueron meramente personales, nunca se interesó por el pueblo que dio vida a su obra. González Hernández fue un hombre por demás polémico, él filmó la masacre del 2 de octubre de 1968 y nunca se atrevió a declarar para que los responsables de ese acto pagaran su culpa. “Yanco” se realizó antes de ese año, pero es una muestra de su carácter individualista.
Lo que Servando quiso transmitir en “Yanco” era una cosa: la ignorancia de un pueblo. Incluso él al referirse a los pueblos en que filmó (Mixquic, Chalco, Tecómitl, Xochimilco, entre otros) lo hiso despectivamente diciendo que “eran lo mismo”, igual de ignorantes y que incluso él tenía que quitarse los piojos que se le pegaban.



La trama de Yanco es la de un niño que aprende a tocar el violín gracias a que un anciano de su pueblo le enseñó, pero ninguna persona de la comunidad lo supo. Al morir, el violín de este musico fue puesto a la venta en una tienda.

El niño al verlo en dicho comercio lo toma prestado por las noches para tocar las melodías que aprendió del viejo. El niño violinista encuentra en la música un refugio que al igual que remar una canoa o treparse a un árbol: lo distancian de la totalidad, de una realidad en la que él no se encuentra a gusto, para sumergirse en un mundo intangible, en un microcosmos en el que por medio de las ondas sonoras forma parte del viento y no de la tierra o el agua como el resto de sus vecinos. Vive en la música y en la armonía de la naturaleza. 

En una noche de tantas, durante una ceremonia religiosa, toda la comunidad escucha el sonido del violín y se espanta porque dan por hecho que es el alma en pena del anciano. Las mujeres gritan y los hombres corren a sus casas por trinchetes, palos, antorchas… y corren hacia donde viene el sonido. 
Mientras tanto el niño toca el violín y no se da cuenta que el pedazo de chinampa en el que se encontraba se desprende y es llevado por la corriente de agua hacia un sumidero; sin tener tiempo para reaccionar es tragado por el agua. Es justo en este momento cuando la gente del pueblo llega y sólo ven al violín flotando apunto de adentrarse en el sumidero.
Según González Hernández esa es la prueba de la ignorancia, cuando la multitud se amotina sin razonamiento alguno y se deja llevar por sus supersticiones, por falsas ideologías, tabúes, e ignorancia. Obviamente, “Yanco” es mucho más que eso.
El filme nos muestra la cosmovisión de una comunidad, donde una creación musical respetada y admirada en la cultura occidental no lo es para una cultura de origen mesoamericano.
Según este filme, el pueblo no logra comprender que pueden coexistir dos mundos, ven con extrañeza lo ajeno y la explicación que buscan necesariamente tiene que hacerse en grupo.  
Pese al sentido que originalmente le imprimió González Hernández al filme, es gracias a éste que se tienen imágines del Mixquic que ahora no es; y sin duda alguna representa un símbolo en la memoria comunitaria.  Es por esto que se puede afirmar que la obra superó a su creador.


 

No hay comentarios: