10 ago. 2010

Los Jubileos.

Por: Irais Mejía Pérez

Una de las festividades en la que los habitantes de Mixquic ponen mucho esfuerzo, dedicación y sobretodo corazón es la celebración del Santo Jubileo. Es una celebración anual en la que se refuerzan los lazos de identidad en los barrios del pueblo, así mismo los lazos de compadrazgo con los barrios de San Nicolás Tetelco y San Juan Tezompa, dos pueblos aledaños a Mixquic.

¿Pero qué es un Jubileo?

La palabra Jubileo proviene del latín iubilaeus, que en hebreo es yobel y significa “carnero”. Cuando el pueblo hebreo celebraba el jubileo se hacia resonar una trompeta hecha con el cuerno de un carnero. Anunciaba “el gran año” el que se celebraba cada cincuenta años, al final de las “siete semanas” de años, es decir, siete veces siete años: el Jubileo (Pieltro 200:2)

En la biblia se habla de jubileo en el código de la alianza [1]; el año sabático y el Jubileo[2]; y el año de la remisión[3]. Define a un Jubileo como un tiempo litúrgico de perdón, reconciliación, reconstrucción y recomienzo. El pueblo hebreo celebraba el Jubileo cada siete años haciendo alusión a los días que Yavhe se tardó en crear el mundo y su descanso en el séptimo.

El Papa Bonifacio VIII el 22 de Febrero de 1300 en la basílica de San Pedro proclama:

Todo año 1300 y todo año santísimo será santo, y se concederá indulgencia plena a las personas que visiten en peregrinación las capillas de San Pedro y San Pablo. Para el año 1400 se empezó a celebrar cada 25 años.(Paltro 2000:11)

El santo Jubileo es una herencia de los primeros evangelizadores en la zona, aunque con el paso del tiempo a tomado diferentes formas, tiempos y significados, así mismo se han venido integrando elementos de la modernidad actual. Sin embargo la esencia no se ha perdido ni el objetivo por el cual se hace ni la función social en un tiempo litúrgico como es antes de la semana mayor.

En Mixquic es imposible separar el festejo del Santo Jubileo y el papel de los comisionados y sociedad de señoritas y jóvenes.

Mixquic celebra no solo un jubileo sino varios, según los lugareños cada barrio celebra el suyo, es por eso que en este poblado se refiere al jubileo en plural: los jubileos.

Cada barrio dedica tiempo a la celebración de su jubileo. El que da comienzo es San Miguel, seguido de San Bartolomé y los Reyes, finalmente San Agustín se incorpora al festejo.

Uno de los primeros momentos del jubileo de cada barrio es la panceada, consiste en una cena en casa del presidente de los comisionados, se da de cenar a toda persona que se acerque a festejar. La banda de música, acompañan la cena, por eso los señores se dedican a recaudar los domingos en las casas del barrio [4].

Es la panceada donde se hace alarde de los lazos de compadrazgo que se tienen con los pueblos vecinos, así mismo de la cooperación de cada barrio y hasta generosidad del presidente de los comisionados, pues es esta última persona quien se compromete a conducir la fiesta. A la panceada llegan personas tanto de Mixquic como de los pueblos invitados.

Las comisiones son una institución cívico-religiosa, pues arregla asuntos de la iglesia y es el vínculo entre ella y el estado. Es una institución que a perdurado pese a los embates de la modernidad, perdura como una organización de carácter colectivo y comunal. El Santo Jubileo es uno de los procesos que demuestra las estrategias de resistencia que desarrolla el pueblo ante nuevas formas de organización política que se están gestando.

Después de la panceada se lleva a San Miguelito a la iglesia y se hacen dos misas: una por la tarde y otra por la mañana y un rosario entre misa y misa, el santísimo queda expuesto todo el día y la banda de música toca en la plaza [5].

Para que lo anterior se logre las comisiones trabajan conjuntamente

Los jóvenes son encargados de la cohetería, la sociedad de señoritas de las flores y el arreglo de las calles y capillas, los señores de la banda y las señoras, esposas de los comisionados se encargan de la comida [6].

La organización comunitaria descansa en los ceremoniales religiosos, a la vez que compromete a los individuos con valores comunes, en este caso el santo de cada barrio, son estos los que representan su unidad. Son los santos los que mueven a que las comisiones se organicen para cada festividad y es que hay una suerte de deuda con él, a él se le debe la protección del barrio durante el año y es por él que se organiza el barrio.

Pareciera que las comisiones no obtienen remuneración alguna, sin embargo si la hay.

San Agustincito nos compensa, a demás aprendemos a acercarnos más a Dios, Dios nos da la salud, y por él estamos aquí haciendo su fiesta [7].

La mejor recompensa que los santos les da a los comisionados según estos mismos es el bienestar de ellos y su familia pero al mismo tiempo los comisionados crean redes sociales expresadas en ayuda mutua, por ejemplo: cuando las esposas de los comisionados hacen la panceada acude más gente del barrio a ayudarle, pues es trabajo de todo el barrio por que el santo les protege a todos. La panceada en cada barrio es solo el inicio de la celebración, después viene el momento cumbre y dónde se encuentra la esencia del Jubileo: la procesión; Consiste en pasear al santísimo (símbolo de unidad y según el dogma católico el cuerpo de Cristo) por las calles principales del pueblo, esto con el fin de que derrame bendiciones a los habitantes.

Una vez terminada la procesión el santísimo es llevado por el párroco retorna a la Parroquia junto con la imagen de San Andrés, patrono del pueblo. Las imágenes de los pueblos visitantes son despedidas a la salida del pueblo por la gente e imagen del barrio que fueron invitadas. Es aquí donde cada barrio con gran algarabía agradece al pueblo o barrio que invito el haber asistido un año más a celebrar los jubileos junto con el. De igual manera el pueblo o barrio invitado agradece la invitación con un discurso. Todos bailan al ritmo de la banda, agitan los estandartes o bailan la imagen de su santo patrono. Un año más se refuerzan los lazos de compadrazgo e identidad.

Los Toritos

Cuando ya todos los barrios invitados se retiraron es hora de que los cuatro barrios principales de Mixquic hagan alarde de sus juegos pirotécnicos, salen desfilando castillos, toritos, palomas, etc., entrada ya la media noche se prenden uno por uno y corren alrededor de la plazuela del pueblo, haciendo correr a cuanta gente se pueda, suele pasar que los habitantes de pueblos vecinos acudan a celebrar el cierre de los jubileos de esta forma. El cierre se prolonga hasta altas horas de la madrugada, llegan ambulancias, patrullas y demás apoyo que brinda la delegación Tláhuac.

Los toritos son la última etapa de la celebración, aunque no se duda de que se lleve a cabo un ritual tipo tornafiesta.

Es así como termina una celebración religiosa popular de Mixquic, de la que mucha gente se ocupa y pone todo de sí por que todo salga bien, favoreciendo la construcción de referentes culturales comunitarios básicos, la recreación de un origen común y una memoria colectiva, A demás de delimitar un territorio simbólico con los pueblos que lo acompañan al mismo tiempo que un fundamento sagrado (San Andrés).



Notas:

[1] Éxodo 23-10

[2] Levítico 25-1;

[3]Deuteronomio 15-1

[4]Pineda Flores Juanita. Habitante de Mixquic y comisionada del barrio San Agustín, Periodo 2010.

[5] IBIDEM

[6] Peña Pineda Grisel. Integrante de la sociedad de señoritas barrio San Agustín periodo 2006.

[7] Pineda Flores Juanita. Habitante de Mixquic y comisionada del barrio San Agustín, Periodo 2010.

BIBLIOGRAFIA

PALTRO Piera 2000 “ La fiesta del jubileo” . Obra Nacional De La Buena Prensa.

No hay comentarios: